A huge collection of 3400+ free website templates www.JARtheme.COM WP themes and more at the biggest community-driven free web design site

D. Pedro de Liébana S.XVII

Don Pedro de Liébana nacido en Fuentes cuando todavía se la conocía como Fuentes de Don Bermudo a finales del siglo XVI, fue un gran mecenas para Fuentes de Nava y su Iglesia de San Pedro pues la dotó y la benefició con una capilla y una capellanía.

Don Pedro durante muchos años fue alcalde y regidor de la villa, no tenemos constancia de cuantos años duró su alcaldía pero si sabemos que su mandato se extendió gran espacio de tiempo y que fue una persona comprometida con su pueblo y su iglesia.

Toda su vida la pasó en Fuentes a este bello pueblo terracampiño dedicó parte de su tiempo.

Pedro no se casó, permaneció soltero y no tuvo descendencia así a su muerte destinó la mayor parte de sus bienes a la fundación de una capilla e institución de una capellanía muy bien dotada en la iglesia de San Pedro.

En su testamento otorgado en Valladolid el 8 de Octubre de 1615, ante el escribano de la ciudad Don Cristóbal Muriel, dejo meticulosamente señalados todos y cada uno de los detalles referentes a la capilla que habría que construirse a su costa: Había de estar de estar ubicada en la nave de la Epístola del templo y debía de tener una imagen de Santa Ana, Nuestra Señora y su Hijo, pues él era muy devoto. En dicha capilla debía ser enterrado.

Para la dotación de la Capellanía dejó un gran capital de ciento cuarenta ducados de renta anual. El capellán que se encargara de la capellanía estaría obligado a celebrar por sí o por otro una misa diaria en la capilla, además, tres misas solemnes con diácono y subdiácono en las fiestas de Santa Ana, La Anunciación y San Francisco de Asís. En cada uno de estos días se debía de entregar una fanega de pan entre los pobres de la villa.

A partir de 1627 la capellanía ya funcionaba con normalidad, se habían comprado con el dinero del alcalde los bienes que sustentarían la fundación.

La capellanía desapareció con la desamortización en 1836, pero la capilla y parte de su ornamentación aún perviven en la iglesia de San Pedro.