A huge collection of 3400+ free website templates www.JARtheme.COM WP themes and more at the biggest community-driven free web design site

Donato Torres

dtorres1A lo largo de estas líneas quedan plasmados los recuerdos de familia contados por Isabel, hija de Donato Torres.
En 1922 el día 8 de Diciembre, nacen en Fuentes de Nava, Palencia, Donato Torres Carrasco y Eloy Torres Carrasco, en la calle del caño, eran mellizos; pero Eloy fallece de pequeño.
Su madre Isabel Carrasco y su padre Ángel Torres, tenían un carro y un caballo, con los que iban a la ciudad de Palencia a comprar verduras, fruta fresca, frutos secos, etc. Salía a las 12 de la noche de Fuentes y llegaba a las 8 de la mañana a Palencia, al mercado.
En aquellos años, las calles eran de barro y se alumbraban con un candil. Se abrigaban con un pellejo de oveja y hacía... ¡un frío!, que cortaba la cara, la temperatura era de 4 grados bajo cero.
El caballo conocía el camino, muchas veces se quedaban dormidos en el silencio de la noche y con la compañía de las estrellas.
La abuela Isabel lavaba la ropa en el canal de Castilla, también recogía para beber agua en un cántaro. Todo se hacía en casa, la ropa, el pan, el vino, se ordeñaban las ovejas y cabras para hacer el queso. Los niños tomaban leche, mientras su madre los amamantaba, después no. Sólo las personas ricas tenían a una criada que amamantaba a los hijos ajenos.  
La abuela Isabel tuvo a la tía Aurelia y otra niña que falleció, también eran mellizas, nacidas el 16 de agosto de 1025; después nació la tía Carmen el 20 de febrero de 1928 y por último,el tío Ángel en 1931.
A mi padre lo crió cuando era pequeño un matrimonio que vivía en Castromocho. La madre adoptiva se llamaba Teó?la y Doroteo, su padre, que era sacristán de la iglesia .Doroteo pescaba tencas son unos pescados de carne blanca, muy sabrosa, pero llenos de espinas.
Los animales de granja, como los patos, gallinas.... paseaban en grupos; pero al atardecer se iban cada cual a su casa. La tía Dionisia, su madre era María, tenía patos que, curiosamente, se iban a una lagunilla y regresaban a su casa con la caída del sol.
Cuando mi papá fue un poco mayor, lo criaron la abuela María y la tía Lorenza, que se quedó soltera.
La abuela Isabel, siempre delicada de salud, estaba tullida en la cama. La tía Carmen la cuidó siempre, ella hacía obleas, barquillos y magdalenas. La llamaban "la Carmen de los caramelos".
A la salida del rosario y del cine, con ¡un frío! que cortaba la cara, esperaba afuera, para vender pipas, caramelos, barquillos y otros dulces.
Su abuela María tenía gallinas y como no se movía cuidando los pollitos, no comía, entonces la abuela le acercaba un poco de pan remojado con vino para que tuviera alimento y generar calor.
También caminaron 14 km. con la abuela María y la tía Lorenza para ver el tren.
Las cosechas se hacían en tres meses y ahora con la tecnología en 15 días. Cuando comenzaron los primeros tractores, la gente los rompía pensando que se iban a quedar sin trabajo, después descubrieron que las faenas del campo se aliviaban.
Cuando hizo el servicio militar le destinaron a Sanidad Militar y estuvo 39 meses de servicio. En el servicio militar, mi padre, era Cabo Primero y hacía los cigarrillos que vendía a los soldados. Lo que juntaba de dinero lo llevaba para ayudar a su casa.
A los otros soldados cuando regresaban a sus hogares la familia tenía que darles dinero para sus necesidades básicas, mientras cumplían con la patria.
Como Cabo Primero le pagaban 10 pesetas al mes. Cumplido el servicio militar entró a manejar tranvías en Bilbao. Compartían él y otros amigos una pensión donde la señora Blasa les cocinaba y planchaba las camisas también les cosía la ropa. Luego trabajó en una casa, que se llamaba: "Rincón", era un comercio, jamás le aportaron para la jubilación. Después decidió ir a la Argentina, con la ayuda del tío Narciso que lo reclamó y le giró el dinero. Narciso desertó del servicio militar al venir a la Argentina. La abuela María lloraba desconsoladamente; porque sabía que jamás le volvería a ver. Siempre soñaba que entrara por la puerta para abrazarlo; pero no fue posible. La abuela María falleció mientras mi papá estaba en el servicio militar y le concedieron permiso para darle el último adiós. Mi padre al recordarlo, lloraba sin consuelo.
El tío Narciso tenía una panadería en San Andrés. Tuvo dos hijas Angelita y Aida.
Mi papá se embarcó en el "Entre Ríos", tardó en llegar a la Argentina, 26 días. Llegó el día del Corpus Cristi del año 1950. El Tío Marcelo, hermano de Narciso, le da, con todo el corazón, un lugar para estar en su casa en Morón. También a Armando, que era sobrino de la tía Maura, esposa del tío Marcelo, de profesión zapatero y repartía diarios, el único día de descanso, el l de mayo.
Maura y Marcelo tuvieron a Maruja, ya de mayores, actualmente vive en San Isidro. El Tío Marcelo antes de venir a la Argentina trabajó en el canal de Panamá que era cuando lo estaban construyendo.
La Familia materna, la abuela Antonia Herrera y Arcadio Torres, se casan en Norteamérica y tuvieron a María, que murió de meningitis, después tuvieron un niño llamado Julio, también falleció.
En 1930 nace mi mamá con 7,50 kg. y dos dientes de parto natural. La abuela tenía el bajo vientre como desgarrado por el esfuerzo, nace en el estado de Conecticut. Siguen trabajando mi abuelo en una fundición y mi abuela lavando ropa a mano. Vuelven a España con el dinero ahorrado.
Mi abuelo compra yeguas y se le mueren las crías, acabando con el capital. El primer año viven en Cabezón de la Sierra y después se van a Fuentes de Nava, allí nace la tía Aurora y el tío Belarmino.
Mi mamá a los cuatro años sabía escribir y en las tareas del campo era la primera en ayudar, rápido y bien. A los 14 años se va a Palencia capital a un internado de monjas y aprende el oficio de sastre. Fue siempre muy responsable.
En el año 2009 la gente de Fuentes me decía: "tu madre me hizo el primer pantalón de montar, otro me decía el chaleco, el pantalón y el saco etc".
Le gustaba cantar y los tangos los trasformaba en canciones melódicas. A los 21 años se casa con Donato que era su primo y vienen a la Argentina.
Mi papá, cuando vino mi mamá, ya tenían casa en la calle: Buen Viaje, que estaba pagándola en cuotas. Mi mamá reclamó a mi abuelo Arcadio, mi abuela Antonia ,a mi tía Aurora, que tenía 21 años y mi tío Belarmino, con 18 años, desertó del servicio militar y jamás volvió a España, le gustaba el tango y milongeaba todos los sábados.
Mi tía Aurora entró a trabajar en el ALFA, que era una fábrica de peinar algodón.
El tío Belarmino aprendió a cortar camisas y puso una fábrica en Morón.
Cuando mis abuelos llegaron a la Argentina yo tenía, tan sólo, unos pocos meses de vida. Se hospedaron con mis padres, ellos trabajaban en la feria a la intemperie vendiendo ropa durante 20 años.
Lo que les llamaba la atención es la abundancia de comida que había y muy barata, mientras que en Europa la gente se moría de hambre, faltaba de todo.
Mi abuelo Arcadio vendía perfumes en la feria.
No había heladeras, por lo tanto, la carne se abombaba y se tiraba al tacho (cubo) de basura. Los tachos estaban hasta arriba de comida.
Para las fiestas la gente hacía cola para conseguir una barra de hielo para enfriar la bebida. La barra de hielo valía l $.
El abuelo Marcelo trabajaba repartiendo diarios, La Razón y arreglando zapatos. También vendía juguetes en la feria que regalaba más que vendía, cuando veía a los chicos mirar los juguetes. Cuando observaba a los pobres con zapatos rotos les regalaba un par.
Marcelo fue el padrino de mi bautismo.
Recuerdo las flores que plantaban y también una cocina de hierro que creo que era a carbón
Volviendo a la niñez de mi padre, Donato, la gente trabajaba de sol a sol, las mujeres parían en el campo y tenían muchos hijos; pero pocos sobrevivían. Cuando ya eran viejos y no servían para trabajar en el campo, pedían por las calles y caminaban 8 km. por día, para recibir un pedazo de pan, un trozo de panceta o una fruta, no tenían jubilación.
Los señoritos eran los que tenían tierras y a los jornaleros del campo los hacían dormir en la cuadra con los caballos durmiendo en la paja.
Mi tía Aurelia estuvo de criada en Bilbao le daban las sobras y la comida que los niños dejaban. Lavaba el piso de rodillas deformándoselas. Después se casó con Máximo y tuvieron a Cesareo y a Maribel ellos viven en Bilbao.
Recuerdo mi primera casa que mi madre había pintado de rojo las paredes y los muebles de roble inglés, actualmente están en mi casa de soltera. Mis abuelos maternos se casaron en Estados Unidos de Norteamérica.
Le encantaba que mi papá le comprara la torta Balcarce y tomar café, que en España había muy poco.
En 1954 el 21 de Marzo nací en Morón, provincia de Buenos Aires. Fui a la escuela primaria María Auxiliadora.
Vivíamos cerca de un arroyo (arroyo Morón) entubado; pero hubo una inundación. Recuerdo que mi papá me llevó las babuchas a la casa de la abuela Antonia. Las botas que tenía mi papá eran hasta la rodilla y hasta ahí le llegaba el agua cuando me llevó a la casa de la abuela Antonia. A mi abuela la recuerdo lavando la ropa en una tabla de madera y yo subida a la espalda para mimarme y controlar que no me pasara nada.
Mi abuelo Arcadio era chinchudo, siempre me decía: "a ti te toca oír ver y callar". Cuando tenía que darle un beso lo pensaba y me daba miedo. Mi mamá decía, que el abuelo Arcadio cuando iba a Palencia, compraba caramelos para los chicos que estaban en Fuentes.
Mis padres y yo a los 6 años nos fuimos a vivir a Castelar a una casa grande donde mi papá guardaba el Ford, que usaba para trabajar y me iba a buscar a la salida de la escuela.
Recuerdo que la Primera Comunión la festejamos en Castelar tenía un vestido blanco con miriñaque y un bolsito. La tía Aurora siempre me hacía la ropa.
La escuela secundaria la hice en San Antonio de Padua. Después la escuela Prilidiano Pueyrredón de Bellas Artes. Por la tarde iba a un taller de pintura del profesor Ceferino Rivero Rodrigo, ¡un personaje maravilloso!.
Los sábados iba a MEBA donde dibujábamos la figura humana allí conocí a Frank, con quien me casé. Él era dibujante de historietas y yo, me dediqué a la docencia, que actualmente ejerzo.
En 1986 nace Patricia Mariana Szilágyi el día 13 de diciembre. El 7 de noviembre de ese mismo año fallece mi mamá, que por un mes no alcanza a conocerla. Patricia fue elegida siempre como mejor compañera. Por sus padres, terminó la escuela secundaria y desde los nueve años paralelamente estudiaba piano en el Conservatorio Ginastera de Morón. Sigue estudiando en el conservatorio Manuel de Falla. Actualmente está con un quinteto negro "La Boca" tocando tango y en otro grupo, con sus compañeras de secundaria, es pianista acompañante.
Sería imposible enumerar todo lo hecho en nuestras vidas pero esto es lo que recuerdo.

 

Diferencias entre Argentina y España:


dtorres2En primer lugar, Argentina tiene una extensión de 4.000.000 de Km2 y España cabe en la provincia de Buenos Aires.
Nos separan de España 11.000 Km., en avión son 11h. de vuelo. Cuando llegamos al aeropuerto está todo organizado y renovado.
En España se invierten muchos euros en obras, en restauración de monumentos históricos, en calefacción para las Iglesias, en el embellecimiento de las plazas públicas con flores, en la limpieza de los baños públicos y las aceras.
Los trenes son cómodos con televisión y audífonos para escuchar música.
La puntualidad es asombrosa en todo lo que se refiere a medios de locomoción.
La vida diaria es cara, sin embargo en Argentina la comida es muy barata con respecto a la europea.
La calidad de los productos comestibles es excelente: nueces, almendras, chocolates, pimentón, azafrán, etc. El aceite de oliva es bueno, pero en general, exageran todos los españoles su consumo.
En arte: arquitectura, pintura, escultura, España tiene a los grandes maestros. Nosotros sólo tenemos 500 años del descubrimiento de América y llegar al viejo continente donde se encuentra toda la cultura. Es emocionante ver el acueducto de Segovia, realizado por los romanos, en perfecto estado de conservación.
Otra cosa que me llama la atención de España es la religiosidad, la simpatía, la amabilidad y la honradez de las personas.
En España las casas están decoradas como en las revistas de ricos y famosos. Las mascotas criadas con todo el mimo. Los niños no son berrinchosos y caprichosos. La ropa que visten es excelente, todo está hecho con calidad, buen gusto y belleza. Lo criticable sería que muchas fotos no se pueden sacar debido a que delante de una Iglesia hay un contenedor gigante de color verde, estropeando la belleza.
También me llama la atención que en materia de remedios el Estado no les cobra a la Tercera Edad. Tienen un nivel de insuperable las Residencias que son como ciudades.
Nuestro país es muy grande y tenemos todavía unos paisajes naturales, donde para disfrutar del paisaje y el silencio lo encontramos a pocos Km.
Otra diferencia es la fertilidad del suelo, en España cualquier semilla sale apenas la tape de tierra, incluso entre los edificios salen plantas, flores, etc.
Este es un pantallazo de alguna diferencia.